Hola invitado, Regístrate / Inicia sesión

Del “chat” a amante…

Pechos levantados

Hace poco que me mude de ciudad por motivos de trabajo. Desde que he llegado a esta nueva ciudad no he parado de trabajar y la verdad es que no tengo tiempo de conocer a nadie.

Después de un mes sin parar de trabajar conseguí una tarde libre, pero hacía tanto calor que no se me ocurrió ni siquiera salir a la calle. Era la típica tarde aburrida, sin absolutamente nada que hacer, y tampoco ponían nada en la tele, así que decidí meterme en el chat, cosa que no he hecho apenas en mi vida. Tras estar leyendo la pantalla del ordenador las chorradas que ponían unos y otros decidí desconectarme, me parecía una gran pérdida de tiempo, pero en ese momento una ventana emergente apareció en mi pantalla con un “hola”. Sinceramente no recuerdo el nick de la chica, pero estuve hablando con ella un buen rato.

del-chat-a-amanteMis intenciones no eran otras nada más que conversar y pasar el rato pero poco a poco empezamos a intimar. La chica, que vivía cerca de mi nueva ciudad me contaba que estaba casada pero que se quería separar, y eso que tenía dos niños pequeños. Me contaba que no se sentía para nada satisfecha y que su marido no le quería, a lo cual a mí se me desgarraba el alma, ¿cómo se puede vivir con una persona que no te quiere? En un momento de la conversación me dijo que se sentía presa en su casa, y a mí me dio mucha pena y le invite a dar un paseo para que se despejase y así conocernos, total, ¿que tenía de malo tomar un café? Ella aceptó la invitación, llamó a su madre para dejar a los niños y quedamos en una cafetería.

Cuando vi a mi amiga me quede sorprendido. Era una mujer rellenita de grandes curvas, con el pelo negro liso y con unas tetas enormes. Con cierto nerviosismo nos dimos dos besos y nos sentamos en una mesa. Durante casi una hora estuvo contándome lo mal que le iba en el matrimonio y lo poco deseada que se sentía. En ese momento me dio tanta pena que le cogí la mano con cierta complicidad. Ella me sonrió y me dio un beso. No me lo podía creer, ¿Qué hacía besándome con una chica desconocida que además estaba casada? Ese beso me supo a gloria, y no pude resistirme en seguir besándola. Sus labios estaban calientes, húmedos, y mostraban a gritos todo el deseo y el placer que su marido no le daba. Con la mirada perdida me susurró al oído que si la invitaba a mi casa, a lo cual, sin terminar de creérmelo accedí.

del-chat-a-amante-2Después de conducir mi coche llegamos a mi casa, no me dio tiempo a cerrar la puerta y ya me estaba devorando a besos. Parecía una bomba de relojería a punto de estallar. Sabiendo lo que me esperaba, me deje de miramientos y empecé a darle a esta mujer lo que realmente se merecía. La desnude en mi salón y pude contemplar sus grandiosas curvas. El vestido que llevaba disimulaba bastante bien toda su gordura, pero con esas tetas ¿quién es capaz de resistirse? Le agarre los pechos y empecé a lamer y succionar sin descanso, cada mordisquito en el pezón propiciaba un gemido sonoro e intenso. Cuando baje con mi mano a su coño pude ver que no tenía ni un solo pelo, mmm como a mí me gustan. La tumbe en el sofá y le abrí las piernas…poco a poco fui bajando a su sexo hasta llegar a su húmeda vagina. Nunca había visto un coño tan excitado y mojado como este, pero no podía evitar comérmelo. Empecé a devorar con ferocidad su coñito, los gemidos eran cada vez más salvajes y yo me estaba poniendo cachondo y empalmado como nunca. Lo que más cachondo me puso fue oir de su boca que jamás nadie le había hecho sentir lo que yo le estaba haciendo sentir, en ese momento, le metí dos dedos en la vagina y uno por el culo sin parar de comerme aquel protuberante clitorix.

Tras un grito seco empezó a correrse, un orgasmo largo y duradero..su cuerpo se arqueaba, gritaba de placer, con los ojos cerrados el cuerpo sudoroso y los pezones como dos puntas de diamante…

Tras la corrida y los 4 minutos de reposo, sin mediar palabra, me cogió la polla y se la metió en la boca del tirón. Empezó a comérmela sin descanso y con ganas, la verdad es que me estaba volviendo loco, me puse de pie y le dije que se arrodillase, y agarrándola del pelo empecé a llevar el ritmo de la comida…le dije que estaba a punto de correrme, en ese momento paro y me miro. ¿Nunca se han corrido en mi boca, quieres ser tu el primero? Sería verdad? No lo se, pero estaba tan cachondo que no pude ni responderle, solo me limite a agarrarle la cabeza con fuerza y dar embestidas cada vez más fuertes. No tarde ni un minuto en correrme, empecé a gemir y a expulsar semen a borbotones como nunca…fue tal la cantidad que a la chica le dieron arcadas y tuvo que vaciar su boca, cayendo todo el semen sobre sus tetas…sin duda alguna de las mejores corridas de mi vida.

del-chat-a-amante-5Después de ese orgasmo no me podía ni mover, me senté en el sofá y empecé a respirar como si hubiese acabado de terminar una media maratón. En ese momento me cogió de la mano y mirando hacia la habitación me dijo, quiero más…en ese momento me di cuenta de que me había convertido en su esclavo por una tarde. Después de limpiarse y enjuagarse la boca me tiro sobre la cama y se abalanzó sobre mí como una fiera, me cogió la polla y empezó a lamer hasta ponerla de nuevo a punto, increíblemente fue capaz de ponérmela gorda y grande nuevamente. Me puse un condón y se subió a cabalgar mi polla dura y tiesa. No paraba de gemir, de moverse, de disfrutar…estaba dominándome, y a mí eso no me gusta..asi que la aparté de encima y le obligue a ponerse a 4 patas. Ella accedió sin oponer resistencia. Cuando vi semejante culo, todo entero para mi, empecé a relamerme…lo primero que hice fue llenarle el coño entero con mi polla, empecé a darle fuerte…al ver que le gustaba le di un par de azotes en el cachete, hasta que estos se pusieron rojitos…por sus gemidos entendí que aquello le gustaba…aprovechando su largo y liso pelo, le agarre de su coleta y empecé a tirar fuerte mientras me la follaba bien duro…eso hizo que entrase en éxtasis. Todo esto hizo que se corriese, y de qué manera…era tal su excitación que tenía los huevos empapados de sus jugos.

Yo me quería correr también pero no podía dejar de aprovechar ese enorme culo, así que cogí un poco de aceite corporal y se lo derramé por su ano…ella me dijo que no lo había hecho nunca, que le daba miedo, pero no podía parar, así que con suavidad empecé a meterle la punta de mi gorda polla…al principio notaba dolor, así que se agachó aun más y se agarró a las sabanas con rabia…ver esa escena me pone cachondisimo, así que sin poder resistirme empuje hasta que mis huevos chocaron contra sus nalgas. Tenía toda la polla dentro, empecé a moverme lentamente hasta que ella empezó a gemir, era la señal de que ya podía embestirla bien…a los pocos minutos, y clavándole las uñas en los cachetes me corrí. Al sacar la polla pude ver la pedazo de corrida, me faltaba condón para albergar todo mi esperma. Caí derrotado en la cama al lado de mi gordita amiga, nos abrazamos y nos fundimos en un beso. A los pocos minutos nos dimos una ducha y ella se fue.

Jamás me había pasado esto, y nunca había follado con una desconocida, y mucho menos con una casada. Estuvimos unos días sin saber el uno del otro y luego volvimos a quedar…y así es como me convertí en su amante particular.

Entrada publicada en Experiencias. Añade a favoritos el enlace permanente.

3 respuestas a "Del “chat” a amante…"

  • diego
  • María Ramos
  • JPA84
Si te registras e inicias sesión ganarás 1 punto al publicar un comentario. [Más información]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Completa la siguiente suma: