Hola invitado, Regístrate / Inicia sesión

Dos amigos… y muchos besos

Dos amigos

Había cumplido 21 añitos cuando, como no, volví a conocer a otro chico por el chat. Era de una ciudad cercana y tenía coche. Quedamos con mis amigos para dar una vuelta el sábado por la noche, por lo que vino con otro amigo.

Beso discotecaÉl era de comprensión gruesa, alto, fornido, un poco basto, pero me causó una fuerte atracción. Cuando hablaba tenía un magnetismo singular. En cambio su amigo era delgado, bajito, sencillo, pero también encantador. Fuimos con mis amigas a la zona de las discotecas. Estuvimos de risas y yo, poco a poco, me fui acercando a mi cita. Pensé que me lo había ligado porque en nuestras conversaciones por Messenger habíamos estado hablando con mucha conexión y enseguida habíamos dicho de quedar. Surgió el plan con los amigos porque quería venir acompañado y, claro, así su amigo tenía con quién entretenerse si nosotros nos perdíamos, pero no salió así. Al estar rodeados por amigos nos cortó y cuando yo me intentaba acercar disimuladamente, él me esquivaba. Finalmente me lo llevé a un parque que había fuera del pub y allí lo hablamos todo. Me dijo que no quería aprovecharse de mí. Había estado, no hace mucho, con una chica y no quería iniciar otra relación. Entonces volví a lamentarme por la mala suerte que últimamente tenía con los chicos. Aun así no me rendí y seguí intentando camelarmelo. Le dije que tranquilo que no le voy a besar, que me iba a besar él. Y empece a acariciarle con mis manos en su cuello y le rocé con los labios por la cara, sin llegar a darle un beso ni en la mejilla. Estuvimos así unos minutos hasta que me agarró y me apretó contra él. obligándome a enrollarme efusivamente. Desbordamos pasión en cada beso y nuestras lenguas se entrelazaron en un intento de alcanzar el clímax sin meternos mano. Fue el mejor morreo de mi vida. Y desde entonces me gustó aun más. Me respetó en cada momento y, a pesar de contenerse y tener que responder a mi provocación, fue un dulce amante. Pero me aseguró que de rollo no pasaría. Volvimos con el grupo, ya abrazados, y no nos separamos ni un momento.

Manoseada abajoEstuvimos así unos meses y cuando llegó el buen tiempo nos invitó a su chalet con piscina. Éramos tres chicas y ellos dos, y nos lo pasamos de lujo. Intentamos liar a una amiga con su amigo, que también estaba soltera. Cerramos los ojos de mi amiga y empujamos al chaval contra ella. Hubo sorpresa, risas y finalmente fueron detrás de nosotros a ahogarnos, pero no se liaron. Nosotros nos metimos en la caseta donde se guardaban los instrumentos de limpieza de la piscina, donde nos besamos efusivamente, todo esto con una amiga en la puerta escoltándonos. Me metió mano entre las piernas y mi amiga bromeó y le dijo que ya no tenía telarañas que quitarme. Lo pasamos muy bien.

Beso acuáticoOtro día, en la piscina, volvimos a intentar liar a su amigo con una de nosotras. En esta ocasión no estaba el chico con el que estaba de rollo, y viendo que mi otra amiga tampoco estaba lanzada, fui yo misma la que le di el beso. Se sorprendió mucho y se quedó parado, pero yo insistí y acabamos liándonos, primero fuera y después dentro del agua, porque una amiga nos metió la cabeza. Y el beso se volvió increíble. Noté como su boca se movía lentamente, envuelta en el hechizo de la nueva gravedad. Fue una sensación nueva, completamente diferente. Y al salir ya estaba el otro chico, pero lejos de enojarse siguió de broma y parecía más contento de lo normal. Luego me dijo que le parecía genial que estuviera con su amigo, porque él tenía facilidad para ligar, pero su amigo no. Desde entonces dejé el rollo con éste para empezar uno nuevo con el que sí podría llegar mas lejos. Aunque era muy tímido y tenía que ser yo la que indicara que hacer.

Quedamos un día a solas. Nos fuimos a un parque y allí nos estuvimos liando. No sé por qué, pero no disfrute nada, al contrario. Movía la boca, lo hacía todo bien, pero al estar fuera del agua tenía una sensación que me daba repelús. Aun así no lo esquivé y seguí morreándome esperando que sólo fuera algo momentáneo. Pero lejos de irse, la sensación crecía y crecía. Por otro lado, cada vez que mas conocía al chico, mas me gustaba. Era un chico sencillo, que había estado con pocas chicas, que se entregaba en cada relación, tenía muchos sentimientos que lo hacían especialmente sensible y, sobretodo, tenía mucha curiosidad por experimentar con una chica. Nos tumbamos en el césped, detrás de unos arbustos y allí nos besamos y nos metimos mano. Noté como me sobaba las tetas, por debajo del escote, y fue maravilloso. Me sentí tremendamente deseada. Y me entró una calentura brutal. Sus manos en mi cuerpo, me palpaban de arriba a abajo. Pero no lo hacía como un experto, lo hacía como si fuera el primer cuerpo que tocasen y tuvieran el ansia Besándose en el parquepor descubrir que sólo la primera vez podía concebir. Y me dejé llevar, cautivada por el morbo de sentir que me deseaba más de lo que lo había hecho ningún chico. Y nos besamos y nos tocamos, todo a la vista de cualquiera que se adentrase hasta el final del parque. Hasta eso mismo me dio morbo, pero no al chico. Paró con la excusa de que podrían vernos. Pero me morí de risa cuando le vi que al ponerse de pie la tenía dura y se le notaba a distancia. Tuvimos que estar un rato quietos para poder salir.

Estuvimos así varios días. También seguíamos quedando con los amigos, para ir a la piscina o para dar una vuelta por las discotecas. El otro chico estaba encantado con que estuviera con su amigo y nos animaba para llegar mas lejos. Y desde luego que también quería el que estaba de rollo conmigo. Me pidió de salir, a lo que yo le dije que sí, pero siempre con reservas, porque no me terminaba de convencer su manera de besar. Salimos durante 2 semanas, sin hacer nada más. El chico no tenía sitio, ya que el coche y el chalet era de su amigo, y debido a su timidez, no se atrevía a decir que nos dejara sitio para quedarnos a solas. Le evitaba hablar de nosotros porque pensaba que yo al haber estado antes con él, podría mosquearse y siempre llevaba lo nuestro con discreción.

Manoseada y tetaAl final me cansé. Éramos prácticamente como amigos. Lo único que hacíamos, y a escondidas, era besarnos y meternos mano. Los besos me daban repelús y lo de meternos mano, al principio me encantaba porque era algo totalmente nuevo para él y lo hacía con una curiosidad que me embriagaba, pero después de que descubrió mi cuerpo no lo hacía con tanto deseo, y perdí todo el gusto. Y bueno, la relación con él y con su amigo, una vez lo dejé, se estropeó. Ya no era la chica que podía salir ni con uno ni con otro y mis amigas no le llamaban la atención, sólo me acompañaban. Así que dejamos de vernos.

Había estado tiempo sin pasar de los besos y ya me apetecía. La situaciones no se podían acelerar, sólo pasaban como pasaban, a no ser que… Vuelta al puterío.

Entrada publicada en Experiencias con la/s etiqueta/s , , , , , , . Añade a favoritos el enlace permanente.
María Ramos

María Ramos

visitar twitter del autor visitar facebook del autor email

Soy una chica liberal, con pareja también liberal, y me gusta compartir mis experiencias sexuales y mi material casero en la web. Sígueme en Twitter o Facebook, o contáctame por email. También publico críticas de películas eróticas como Mar23. ¡Léeme!

Si te registras e inicias sesión ganarás 1 punto al publicar un comentario. [Más información]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Completa la siguiente suma: