Hola invitado, Regístrate / Inicia sesión

El placer del pegging

Peggng

El pegging es una práctica sexual donde una chica, gracias a un arnés de cintura, se folla al chico por el ano. Lo que para algunos es extremo para otros es un gran placer. De esta forma ambos pueden disfrutar plenamente del sexo anal y con el placer del pegging.

¿Cómo se puede disfrutar con el placer del pegging?

PeggingLas prácticas anales, tanto la masturbación, penetración, estimulación… requieren de tiempo. Este tipo de practicas deben realizarse cuando hay tiempo para disfrutar del sexo, porque ambos deben relajarse y sentir las grandes sensaciones que ofrecen estas experiencias. Incluso hay que tener mucha paciencia, tanto para penetrar a la chica como al chico con el arnés. El ano debe ser estimulado previamente para que se dilate y permita ser penetrado. Es muy aconsejable iniciar los anales con cunilingus, felación o cualquier practica que permita la estimulación esa zona con la boca. En el caso de la estimulación de los hombres debe hacerse con saliva o un lubricante, ya que la excitación no nos hace tirar fluidos que se pueden aprovechar para humedecer esa zona, como sí lo hacen las mujeres. Para empezar con hundir la yema de un dedo en el orificio anal es suficiente. Se puede jugar con el dedo sin llegar a la hundirlo totalmente. Si molesta hay que retirarlo y repetir posteriormente. Muchas veces la excitación anal es mayor para la mujer que para el hombre, porque sus propios movimientos y contracciones del placer, hacen que ella misma se estimule casi sin darse cuenta.

¿Es tu primera vez? Consejos para iniciarse en el pegging

PeggingSi es tu primera vez y quieres disfrutar con el placer del pegging, debes hacerlo con mucha paciencia. Ella puede empezar acariciando tu culo mientras te hace una mamada, sin tocar el ano directamente, pero sí rozándolo levemente. Es aconsejable que la chica alabe el trasero, indicando cuanto le excita y que bonito es. Debes ser consciente de que es una parte de tu cuerpo sexual y activa. Entonces la chica puede intentar acercar un dedito, pero siempre tiene que avisarte y tener tu aceptación. Una película porno de pegging, un cómic porno o una historia erótica pueden ayudarnos a convencernos. También puedes probarlo en solitario, en la ducha por ejemplo, sin ninguna presión. El jabón, el agua caliente y estar solo pueden ayudar a dilatar el ano con mayor facilidad. Aunque así sea no debes esperar sentir desde ya el placer del pegging, porque no es como la masturbación. El culo solo da gusto cuando está excitado. Si lo haces bien notarás que no es doloroso y ofrece un placer distinto al de la eyaculación. Pero para ello tendrás que tener paciencia, porque sólo el tiempo hará que el ano se acostumbre a ser excitado y se dilate lo máximo posible. Entonces podrás probar a sentir un dedo un poco más hundido, aunque aun sin movimiento. Cuando sientas la excitación, tú mismo moverás tu culo para sentir más placer. La chica, una vez sienta ese movimiento, puede tratar de hundir más su dedo y moverlo despacio al principio. Aun así la chica no debe tratar de excitar con movimientos bruscos y dar tiempo. Probarlo de vez en cuando. Con un par de veces a la semana es suficiente. Tu principal fuente de placer debe seguir siendo el de la mamada, pero tu culo se estará acostumbrado a sentir dentro primero un dedo, después dos y finalmente tres. Poco a poco notarás como el placer de la mamada aun será mayor, porque al mismo tiempo notarás placer en el ano. Entonces será el momento de usar el arnés. Lo mejor es uno doble, para que mientras la chica te penetre pueda ser penetrada al mismo tiempo.Pegging

El placer del hombre de ser penetrado

El placer que se puede conseguir con esta practica es múltiple, aunque debes tener una mente abierta para poder disfrutarlo, ya que simplemente es una nueva forma de disfrutar del sexo y conseguir más placer con tu pareja. Estimula tanto de forma psicológica, al saber que ella ejerce el rol de dominante, y de forma física, porque estás penetrado y al mismo tiempo (si lo hacéis con un consolador doble) ella también se penetra. Por lo cual puede ser un gusto para ambos.  Es fundamental elegir un buen arnés, que se ajuste bien al cuerpo y que tenga un consolador de material suave para que la penetración sea mucho más placentera. Hay diferentes por tamaños para que sientas el menor dolor. Los juegos previos ayudan a que ambos se exciten y se sientan cómodos, pero además no se puede olvidar estimular previamente la zona del ano y cuando se relaje y dilate, entonces se hace la penetración, siempre ayudándose de un lubricante. De esta forma se disfrutará de una forma más de sexualidad, lleno de placer para ambos. Puede suponer realizar una fantasía sumamente erótica, pero claro que para ello ambos deben estar completamente de acuerdo y excitados por la posibilidad, de lo contrario el disfrute no será como lo esperan. Son muchos los hombres que disfrutan del sexo anal con sus parejas, sin embargo otros no se atreven a experimentarlo por miedo a pensar que si les gusta podría poner en juego su sexualidad. Pero lo cierto es que disfrutarlo no indica que seas homosexual, simplemente que te da placer la sensación que sientes durante la penetración, que es muy diferente a la vaginal.Pegging

En el caso de las chicas el tabú se sustenta en el miedo a sentir dolor, pero con la correcta estimulación y haciendo uso de lubricantes el dolor desaparece dando paso al placer. Así como en el sexo es normal la estimulación  para que la chica lubrique y ambos disfruten de la experiencia, en la penetración anal ocurre lo mismo. Debe estimularse el ano con caricias, besos, juegos… Primero usando correctamente los dedos para dilatar y relajar los músculos del orificio. Con estos juegos previos también se relajará esa zona aumentando la excitación hasta el momento en el que esté para ser penetrado. Con sencillos movimientos circulares conseguirás hacer que él alcance el clímax de manera increíble. 

Relájate y disfruta

PeggingRecuerda que además de superar tabúes, lubricar y estimular la zona es muy importante ser delicado durante la penetración, pues no es lo mismo una vagina que el ano. A pesar de que esta parte del cuerpo consigue dilatarse y expandirse de formas increíbles, debe ser tratada con cuidado y delicadeza con el fin de evitar dolores y recibir el máximo placer.

Cada vez son más los aficionados al pegging, los que deciden invertir en un arnés para enriquecer sus juegos de pareja. Hoy en día existe un gran abanico de posibilidades según el tamaño, la forma, los colores y materiales. Busca el que mejor se ajusta a tus necesidades.

El sexo anal es una práctica estimulante y placentera si se hace de la forma adecuada. Es por eso que ambos deben desear y atreverse a hacerlo. Disfruta de tu sexualidad sin tabúes, ni miedos.

Entrada publicada en Experiencias. Añade a favoritos el enlace permanente.
Juan Pino

Juan Pino

visitar twitter del autor email

Dicen la malas lenguas, que una mujer no es completa hasta que un negro se la meta, y nuestro Cela dijo: “en la vida de todo hombre hay tres cosas que debería probar, que le den por el culo, subir en globo y escribir un libro”… yo estoy en la tercera.
Soy bisexual, me gusta en pegging, y en ocasiones “ejerzo” de D/s. Podéis leerme en mi sección sensaciones y gustos.

2 respuestas a "El placer del pegging"

  • María Ramos
Si te registras e inicias sesión ganarás 1 punto al publicar un comentario. [Más información]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Completa la siguiente suma: