Hola invitado, Regístrate / Inicia sesión

Experiencias morbosas

Morena liberal

Una noche salí de fiesta con mi pareja y algunos amigos. Estuvimos bailando como siempre hasta las tantas y sobre las cuatro de la madrugada nos quedamos nosotros dos con otros dos amigos, un chico y una chica.

Chicas perreandoEl chico hacía tiempo que no ligaba y le ayudamos para que se ligara a la chica. Teníamos interés en que lo consiguiera porque sus padres se habían ido de viaje y podríamos ir las dos parejas a montárnoslo a su casa. Todavía seguíamos sin tener sitio y esa situación nos lo daría, además de experiencias morbosas.

Intercambio de parejas sexiLlegamos a su casa y estuvimos un rato hablando. Nos invitó a tomar un refresco. Luego subimos a su habitación donde tenía una cama desplegable debajo de la suya. La sacó y cada pareja en una cama, con las luces apagadas, empezamos a darnos el lote. Entonces mi pareja cogió la mano del chico y la posó sobre mí. Primero sobre mi brazo y hombro, pero después la colocó sobre un pecho. Me dio un poco de cosa porque el chico podría contarlo entre sus amigos, pero Julio me empezó a penetrar con mucho gusto y decidí no amargarle la fiesta. Follamos como locos al tiempo que el chico me metía mano. Fue excitante.

Piscina manoseadaOtro día fuimos a la piscina con varios amigos. Jugamos en el agua colocándonos con las piernas abiertas y formando un túnel. De esta forma uno de los amigos pasaba buceando por debajo. Pero lo que ocurrió fue que Julio se situó detrás de mí y cogía las manos del que estaba detrás de él para que las pusiera justo debajo de mis tetas, de forma que me las acabara rozando. Así al principio pero al ver que no le decía nada fue haciéndolo más descarado. Entonces sí me incomodé. Una cosa es hacerlo con un desconocido y otra hacerla con amigos que puedan hablar. Así que paró.

Desnuda playaEn otra ocasión fuimos a la playa con otra pareja de amigos. Dentro del mar la pareja empezó a montárselo. Dijeron que les daba mucho morbo hacerlo allí porque aunque estaban entre gente no se darían cuenta y porque era muy placentero follar dentro del agua. Julio se calentó mucho y empezó a besarme sin parar. En lugar de hacer lo mismo, le dio por quitarme el bikini y se lo tiró al amigo para que yo no lo recuperara. Me sentí un poco incómoda porque mis tetas, al no tener nada que las sujete, tienden a caer un poco en lugar de mantenerse firmes. Me puse roja como un tomate y me enfadé bastante. Dentro del agua no se veía nada, pero es que también me hizo ponerme de pie. Y bueno, cuando se dio cuenta que me había disgustado, paró.

Cuando nos quedamos a solas le dije todo lo que me había disgustado días atrás. Para empezar le dije que no quería hacer nada con amigos porque me daba miedo que pudieran contar algo. También le dije que estando con él no quería montármelo con ninguna persona excesivamente mayor. Normalmente siempre me había gustado, pero no puedo soltarme estando con mi pareja al lado. Esa sensación de sentirme más perra y más sucia se vuelve vergüenza cuando veo a Julio observarme. Sé que nunca me juzgaría, que sólo le da morbo verme así, pero por alguna razón no puedo y no quiero hacer nada que el cuerpo me eché atrás. Así que lo hablamos y pusimos nuevas normas. Los chicos debían ser hasta 40 años, siempre desconocidos y siempre que nos respeten. Puedo montármelo con ellos sola, pero preferiblemente sería para trío y siempre tendría que venir mi pareja, que es con quien me siento segura.

situaciones morbosasLa decisión no fue sólo fruto de las experiencias mencionadas en esta entrada. Ya comenté anteriormente que no disfruté mucho cuando hicimos el trío con el extraño maduro. No conseguía excitarme y es lo más importante para disfrutar. Pero también ocurrió algo que nos disgustó mucho. La pareja liberal con la que intentamos hacer un intercambio y acabamos haciendo un trío con el chico, tenían de herencia un piso. Como Julio y yo teníamos unos ahorros, decidimos que nosotros le ayudaríamos en la reforma y luego iríamos a vivir con ellos. Nos llevábamos tan bien como hermanos y teníamos un secreto con el novio que le empujaría a llevarnos bien siempre. Julio y yo hacíamos trabajos esporádicos. No nos ganábamos un sueldo, pero para comer nos daba. Lo que necesitábamos era tener una casa donde vivir juntos. Pero cuando quedaron para decidir los detalles de la obra nos llamaron, pero nos dejaron como espectadores y no nos permitieron decidir nada. Entonces nos cabreamos y empezaron a decir que la casa era pequeña para cuatro personas, cosa que era mentira. Nosotros nos empezamos a sentirnos mal y nos fuimos indignados. Si de verdad pensaban así no debían habernos dicho nada, para no crearnos falsas ilusiones, y si han cambiado de opinión, decírnoslo en privado y no llamarnos para que atemos cabos por nosotros mismos. Rompimos toda relación y fue entonces cuando nos quedó claro que mantener relaciones liberales con amigos era hacernos daño. Pero pronto conocimos a otras parejas… Intercambio de parejas.

Entrada publicada en Experiencias con la/s etiqueta/s , , , , , , . Añade a favoritos el enlace permanente.
María Ramos

María Ramos

visitar twitter del autor visitar facebook del autor email

Soy una chica liberal, con pareja también liberal, y me gusta compartir mis experiencias sexuales y mi material casero en la web. Sígueme en Twitter o Facebook, o contáctame por email. También publico críticas de películas eróticas como Mar23. ¡Léeme!

4 respuestas a "Experiencias morbosas"

  • María Ramos
Si te registras e inicias sesión ganarás 1 punto al publicar un comentario. [Más información]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Completa la siguiente suma: