Hola invitado, Regístrate / Inicia sesión

Fiesta erótica la noche de Reyes

Fiesta erótica

Hola amigos. Sé que hace tiempo que no escribo nada por aquí, pero no me he olvidado de vosotros. De hecho la noche de Reyes tuve una fiesta erótica y lo primero que pensé fue en sacar tiempo para contárosla. Y aquí estoy. ¡Disfrutarla!

Roscón eróticoResulta que para Reyes tuve un plan muy bueno. Quedé con un grupo de amigos nuevos, y mi marido claro, para tomarnos el roscón. Pero entre cachondeo y risas decidimos que fuera erótico. La que se lió. Ese día me puse una minifalda, con unas medias oscuras abajo y un escote de infarto arriba. Estaba bien sexy. Todos me lo dijeron al verme. A continuación os lo cuento con todo lujo de detalles.

Tomando el roscón empezaron a salir figuras sexuales: que si un consolador, un tanga ¿usado?, un rasca con posturas del kamasutra… A mí me tocó una polla a la que había que dar cuerda para que se moviera por la mesa. ¡Que risas! En seguida se nos ocurrieron más utilidades… Pero a una amiga le tocó un consolador con luces. No pudo aguantar la tentación y hasta lo estrenó. Pero eso sólo fue el comienzo de lo que estaba por llegar.

Baile sexyEl amigo de la casa tenía un equipo de música que funcionaba por Bluetooth. Y decidimos que cada uno pusiera la música un rato con su móvil. Enseguida empezaron a poner canciones cachondas para bailar pegados, reggaeton… Vamos, que la temperatura fue subiendo y ahí estábamos más que a gusto. Bebíamos alcohol como queríamos y yo, para una vez que no tenía a mi hijo, me desmelené.

Decidimos jugar a un juego muy erótico. A uno le tapábamos los ojos, poníamos una música cachonda y otro de nosotros le hacía un baile sexy. Así rozando y calentando hasta que adivinara quien era. En algunas ocasiones hasta lo hicimos chico-chico o chica-chica, pero normalmente no. Cuando me tocó hacérselo a un chico me puse delante, abrí las piernas y rocé con mi culo sobre sus muslos. Sus manos me recorrieron la cintura, pero disimuladamente me rozaba por partes más íntimas. Yo no me asusté, al contrario, dejé que me rozara y le empujaba para que tocara más. Cuando me aceré más, me bajé un poco más me abrazó por delante y paso sus manos por mi escote. Al notar que lo tenía grande ya supo quien era. Pero se esperó un poco (imagino), a sobarme bien. Tenía unas ganas tremendas de besarle, de alargar mi mano hacia su cuerpo y satisfacer mis deseos. Pero no. Estaban mirando todos. Disimulé que hacía el número y cuando dijo que era yo me apartó.

Abierta en la camaCuando le tocó a Julio recibir el baile sexy no se lo pensó: fue directo a agarrar las tetas de la chica. Pero tuvo mala suerte, porque le tocó un amigo disfrazado de chica. En cuanto notó el relleno del traje lo supo. Y entre risas y cachondeos pasamos la noche, cada vez con más alcohol en el cuerpo y mas calientes. Tanto que no podía controlarme y me restregué bien mis partes con mi marido. Le besé en el cuello y le susurré: “Estoy cachonda” y… él ya sabía que hacer.

Nos fuimos a un cuarto de la casa. Allí me desnudó salvajemente, como si estuviera a punto de acabar el mundo. Me tumbó contra la cama. Yo quede boca arriba, con las piernas abiertas, deseando que me penetra. Pero no. Me besó todo el cuerpo, hasta llegar abajo, donde me hizo una deliciosa comida. Tanto me gustó que me corrí en su boca. Y aun así no paró y siguió, volviéndome a poner a tono sin tiempo para sentir el vacío típico después del orgasmo. Y volvió a la carga. Después de lamerme bien, se preparó para embestirme.

¡Vaya polvo echamos! Hacía tiempo que no follamos así. Me penetró con fuerza y durante un tiempo prolongado. De hecho durante la penetración llegué dos veces más al orgasmo y siguió dándome duro. Después volví a sentir gusto, pero no llegué a correrme una cuarta vez. Fue una follada antológica. Pocas recuerdo así. El encima de mí, dejando caer todo el peso de su cuerpo sobre su polla, que se hundía hasta el fondo Pareja follandodentro de mi coño bien lubricado. No tuve ni que moverme para seguir el ritmo, con aguantar sobre la cama tenía suficiente. Y después, al terminar, me levanté con una sonrisa de oreja a oreja.

Esa noche la pasamos allí y al día siguiente teníamos una buena resaca. Pero mereció la pena. Espero que os haya gustado. Para dentro de poco estamos preparando otro trió. Besos a mis seguidores.

Sigue mis secretos íntimos.

Entrada publicada en Experiencias con la/s etiqueta/s , , , . Añade a favoritos el enlace permanente.
María Ramos

María Ramos

visitar twitter del autor visitar facebook del autor email

Soy una chica liberal, con pareja también liberal, y me gusta compartir mis experiencias sexuales y mi material casero en la web. Sígueme en Twitter o Facebook, o contáctame por email. También publico críticas de películas eróticas como Mar23. ¡Léeme!

Una respuesta a "Fiesta erótica la noche de Reyes"

  • JPA84
Si te registras e inicias sesión ganarás 1 punto al publicar un comentario. [Más información]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Completa la siguiente suma: