Hola invitado, Regístrate / Inicia sesión

La dolorosa ruptura con mi cibernovio

Sé que he estado un tiempo ausente. No he tenido ni el ánimo, ni el tiempo. Sé que me quedé en hablar sobre mi experiencia con Víctor, el que era mi cibernovio. Y esto pasó hace más de un año. Pero voy a tratar de resumir todo lo que me ha pasado hasta ahora. Hablo de La dolorosa ruptura con mi cibernovio.

Conociendo a Víctor en persona

Lo cierto es que fui a visitarlo, en el verano pasado, con muchas ganas. No me atraía mucho, pero me daba todo lo que quería al introducirme al mundo liberal. Estar con él, en persona fue una experiencia bien distinta. Hacer el amor fue algo extraño, no me terminaba de gustar, pero había algún elemento que me daba morbo. O que nos viera su amigo, o grabarnos en vídeo, o realizar prácticas sexuales que no había hecho antes. Fue una forma de aprender todo lo que no sabía en el sexo. Descubrí que me daba morbo que me trataran de forzar (hasta un cierto límite), que ese rol de sumisa me complacía. No creo que haya estado influenciada por Cincuenta sombras de Grey, ya que no he leído las novelas y la película me parece sosa. Prefiero otras como Secretary.

Dominación sexual

Así se empezó a torcer

Durante los primeros días Víctor me respetaba al máximo. Su amigo sabía que teníamos una relación abierta. Y lo cierto es que me gustaba más que mi cibernovio. Por ello también estaba conmigo íntimamente, aunque siempre preguntándome antes. Aunque eso fue al principio, porque pasados unos días los dos me trataban como si fueran mis novios. También me propusieron hacerlo con otros chicos, a lo que acepté. En alguna ocasión lo hice con chicos que no me gustaban tanto, como Víctor. Pero me excitaba el hecho de complacer a mis amantes. Incluso acepté tener relaciones sexuales menos habituales: lugares públicos, tríos, desconocidos, amigos que querían sorprender… Me convertí en un juegue sexual. Y me empecé a sentir incómoda. Pero no podía parar. Quería complacerles porque me daban todo aquello que buscaba.

Trío

Sobrepasando los límites

Después de la semana de vacaciones todo seguía igual. Pero en mi interior había algo que se había roto. Quería seguir el juego, siendo ese juguete sexual porque sentía que aun tenía mucho que aprender. Pero se estaba sobrepasando el límite. A partir de ese momento no sólo chateaba con Víctor, lo hacía con él y con sus amigos. Todos me proponían cosas. Víctor me decía que los complaciera, que eran sus amigos y quería verlos contentos. Y estuve durante un tiempo haciéndolo. Les pasaba fotos íntimas en las poses que me pedían. Quedaba con extraños y les contaba las historias que se inventaban ellos. Salía de casa sin ropa interior. Yo, como única regla, dije de hacer esto en secreto. No podían enterarse de nada mis familiares y amigos. Y eso fue respetado.

La dolorosa ruptura con mi cibernovio

Mamada

Hasta que llegó un momento que dije basta. Resulta que una de las veces que quedé con un extraño la cosa no fue muy bien. Era un hombre de unos cuarenta y pico, al que le conté que me ponían los hombres mayores. En esta ocasión lo que tenía que hacer es dejarme hacer una foto mientras la mamaba (como en la foto que subí a la web), pero diciéndole que luego me la pasara porque me las coleccionaba. Esta foto era para mis amigos del chat, pero pasó algo. El hombre me pasó la foto, pero discutimos, porque quería quedar conmigo habitualmente para follar. Me amenazó con publicarla si no lo hacía. Y cedí. Pero aun así la foto publicada. Un amigo del instituto la vio meses más tarde en una página web de fotos caseras de parejas. Y yo no tenía forma de saber si era cosa del hombre o de mis amigos del chat. Y decidí cortar con todo.

¿Y ahora qué?

La anterior publicación todavía estaba bien con ellos. Y quería contarlo todo, todas las experiencias que me llevó esta situación. Pero ahora no tengo ganas. Sólo quiero centrarme en mis estudios, que ahora estoy en la universidad y olvidarme por un tiempo del sexo. Quiero sacarme la carrera y tener un buen trabajo. Ya no me interesa que un viejo rico me mantenga. Quiero valerme por mí misma. Todo esto que me ha ocurrido, forma parte del pasado, y me servirá para ser una amante más complaciente. Pero nada más. No descarto en un futuro tener otra pareja liberal, pero tendrá que surgir y tener unas reglas claras, que no se nos vayan de las manos. Y por supuesto, si me ocurriera algo con algún chico, lo contaré en mi diario. Pero ahora mismo no lo estoy buscando. Y así fue la dolorosa ruptura con mi cibernovio.

Entrada publicada en Experiencias con la/s etiqueta/s , , , . Añade a favoritos el enlace permanente.
Alma

Alma

visitar twitter del autor visitar facebook del autor email

Soy una chica joven, de Almería, y cuento mi diario íntimo en la web. ¡Hacerme muchos comentarios y contactarme!

Si te registras e inicias sesión ganarás 1 punto al publicar un comentario. [Más información]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Completa la siguiente suma: