Hola invitado, Regístrate / Inicia sesión

Mamada a un chico del chat

Calentorra

En cuanto le conté a Victor mi aventura con mi amiga Ester, él se mostró muy satisfecho y contento conmigo. Me aseguró que lo mejor era que siguiera descubriendo mi sexualidad y él me ayudaría en todo. De momento no podía venir a verme, pero en cuanto pudiera vendría y nos conoceríamos. Fue mi primera mamada a un chico del chat.

ChupandoEn el instituto Ester seguía acompañándome a todos los sitios. Me ayudaba en todo, incluso a estudiar. Sin embargo yo con ella no era del todo sincera, porque le contaba mi deseo de conocer a otros chicos del chat sola, pero no el motivo real. Para mí Victor era un secreto porque sabía que nadie entendería mi relación con él. Cada cosa que me decía lo contaba, pero siempre como si fuera cosa mía y no del chico que conducía mi vida sexual. Eso me hizo sentir en parte mal con Ester, porque deseaba contárselo todo, pero sabía que no podía porque sino se acabaría y no quería eso. Me encantaba sentirme dirigida por alguien con más experiencia, que no me trataba como una niña y que además era la persona a la que yo adoraba. Complacerle era mi felicidad, pero es que incluso con cada proposición nueva me hacía disfrutar como nunca.

Victor sabía que chateaba con otros chicos, incluso algunas veces me hacían disfrutar. Todavía no había quedado con ninguno, pero ardía en deseos de hacerlo. Entonces me propuso quedar con uno de ellos para satisfacer mi curiosidad. Tal vez hubiera tardado más en quedar, pero gracias al empujón de Victor decidí quedar para ese mismo fin de semana. Entre todos los chicos con los que hablé en el chat elegí a uno que era simpático, tenía coche y no me exigía follar el primer día. La mayoría o no eran agradables o querían hacer algo directamente. Quedé en las afueras del pueblo un viernes por la tarde. Estuve todo ese día con muchos nervios, deseando que llegara la hora en la que habíamos quedado.

Mamada de ladoCuando lo vi en parte me decepcionó porque no era tan guapo como me lo imaginaba. De hecho, sólo lo había escuchado por el móvil, pero pensé que estaría mejor. Me monté en su coche y nos fuimos a dar una vuelta. Por el camino estuvimos hablando sobre nosotros. Me contó que vivía con sus padres, pero que trabajaba y se había comprado él solo el coche. Yo le dije que era una chica tímida que no ligaba demasiado y que en el chat había visto una buena oportunidad para ligar. Hizo una parada en un auto-MacDonald, donde compró una hamburguesa para cada uno. Paró el coche en frente de la playa, más allá del puerto de mi pueblo y allí cenamos tranquilamente. Todo ese tiempo en el que estuvimos charlando me dio confianza para no verlo como un extraño. Todavía seguía sin gustarme demasiado, pero no quería decepcionar a Victor y simplemente pensé en dejarme llevar. Poco a poco me fui sintiendo más y más cómoda, gracias a la simpatía del chico, hasta que incluso me entró la risa floja de la vergüenza habitual de una chica coqueteando…

Aprovechando que me había dejado un poco de ketchup en el labio, primero me lo señaló para que me limpiara, yo me reí y seguidamente se ofreció a limpiarme. Lo hizo con la punta de la servilleta, pero con la excusa de que no se había limpiado bien me soltó un beso. Sus labios rozaron mis labios con pasión, como si quisieran saborear el ketchup de mi boca. Yo al principio me quedé parada, dudando si quería seguir, pero enseguida pensé en Victor y en mi deseo de experimentar con un chico agradable, así que unos segundos después le devolví el beso. Nos besamos durante varios minutos, con lengua incluida. El chico parecía desesperado, porque además de comerme también me metía mano como podía. Parecía un pulpo desatado, porque sus manos me tocaron las tetas y mi culo, una y otra vez. Normalmente cuando me meten mano empiezo a sentir ese calor por todo el cuerpo, pero al ser tan brusco me hacía daño y no me ponía húmeda para nada. Para entonces el chico ya estaba cachondo perdido y quería follar. No me lo dijo pero se le notaba mucho. Yo con este chico no me veía follando, estaba segura de que no me gustaría. Sin embargo como tenía ganas de experimentar y tampoco quería dejarlo con las ganas, le propuse hacerle otra cosa…

Corrida en la bocaAgaché la cabeza, casi haciendo malabarismos para esquivar el cambio de marchas, para rozarle primero con la mano el bulto que le asomaba por los pantalones. Entonces sentí un inesperado calentón al notar que el bulto estaba ardiendo. Como con Hugo, en esta primera mamada a un chico del chat experimenté algo parecido, pero en esta ocasión supe que se trataba por ser un chico nuevo. Todo lo que me ponía Hugo por ser un chico malo, me ponía este por ser desconocido. Le abrí la cremallera y le saqué la polla. Me encantó el tacto, notarla calentita y como palpitaba de excitación por mí. Me la metí en la boca y pude apreciar como el bulto aun se hacía más grande. El chico me cogió de la melena y empujó hacia él, tratando de conseguir un mayor gusto. Yo me dejé llevar. Al principio sentí arcadas porque su polla llegaba a mi garganta, pero incliné el ángulo para que entrara de lado y golpeara a un lado de mi boca. Entonces sentí como me golpeaba fuerte, fruto de la excitación. Sentí como toda su excitación pasaba a mí, incluso aumentaba cuando estaba a punto de correrse. Fue un éxtasis. Se corrió en mi boca y no me importó. Noté el semen con un sabor ácido, que dejé caer por la comisura de mis labios para no tragármelo. Y me sentí feliz por haber disfrutado de otra gran experiencia. Fue mi primera mamada a un chico del chat.

Después de eso me acercó a casa. No era muy tarde, sobre las 12 de la noche. La hora buena para hablar con Victor y contárselo todo. Sigue mi diario con Alma.

Entrada publicada en Experiencias con la/s etiqueta/s , , . Añade a favoritos el enlace permanente.
Alma

Alma

visitar twitter del autor visitar facebook del autor email

Soy una chica joven, de Almería, y cuento mi diario íntimo en la web. ¡Hacerme muchos comentarios y contactarme!

Si te registras e inicias sesión ganarás 1 punto al publicar un comentario. [Más información]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Completa la siguiente suma: