Hola invitado, Regístrate / Inicia sesión

Orgía en Barcelona

Orgía en Barcelona

Llegué a Barcelona a mediados del verano para finalizar unos negocios. Soy empresario español. Viajo por todo el mundo cerrando acuerdos. Casi siempre acabo teniendo con una escort de lujo. Siempre que voy de viaje, busco este tipo de servicios para desahogarme del duro trabajo.

En esta ocasión debía estar do o tres semanas de viaje, ya que el acuerdo no estaba totalmente cerrado. Y me enteré de que había una orgía con escorts de lujo, a la uqe no podía faltar. Era muy especial, porque los invitados debían ser VIP y, por tanto, sería mucho más glamurosa que una orgía convencional. Me lo imaginé a lo Eyes Wide Shut. Y todo ello sería en un castillo. Sería lo máximo como experiencia sexual.

La fiesta contaba con dos partes: una con la cara cubierta de una máscara y otra sin ella. Y los hombres debían entrar con pareja. Por eso contraté a una escrot de lujo. Era una italiana guapísima. Una de esas chicas explosivas que atraen todas las miradas, incluso de las mujeres heterosexuales. Y es que tenía unas curvas de infarto que sugerían un cuerpazo de escándalo. La contraté mediante la agencia Afrodita Sabadell. Y desde luego no me arrepiento.

Orgía en Barcelona

Vino a recogerme al hotel. La describo, porque no tiene desperdicio. Era una chica de 1,70 cm, con las piernas muy largas. Era la típica chica italiana de ojos preciosos, pelo castaño y una boca sensual de labios carnosos. Recuerdo con el carmín brillaba al contraluz. Sufrí mi primera erección inmediatamente al verla. Pero lo mejor era que esa chica estaba dispuesta a todo y era increíblemente divertida. Además rebosaba una vitalidad muy sexy.

fuimos al coche y fuimos a Collserola, donde se situaba el castillo de la orgía. Nosotros nos sentamos atrás, mientras un chofer nos llevaba al destino. Durante es ese tiempo el morbo era increíble. Hablamos de nuestras vidas profesionales, casi para romper el hielo. Pero a ella le daba igual, estaba acostumbrada a tratos más fríos. Le acaricio despacio las piernas y subo, con delicadeza. Pero en ese momento hizo algo que me dejo cachondísimo: me cogió la mano y la llevo a su boca. Me chupó los dedos mirándome a los ojos. Entonces me la mete en su coño. Quería que estuvieran bien húmedos antes. No llevaba ningún tipo de anticonceptivo. Lo tenía depilado, suave y limpio. Y todo eso mirándome sin parpadear, casi con una mirada inocente.

Orgía en Barcelona

Y es que en momentos como este es cuando realmente disfruto de escorts profesionales. Se les nota que les gusta, que disfrutan del sexo. Se nota en sus gemidos. Puede que cobren por este tipo de servicios, pero lo hacen por que les gusta y eso consigue que la experiencia se sublime. Aunque hay que reconocer que no todas las chicas tienen tanto fuego dentro. Después me lleva la mano a su pecho y los siento, debajo del vestido. No los tenía muy grande, lo justo para que pueda agarrarlos y notar todo el contorno. Es una Diosa que está ante mí, para darme el mayor polvo de mi vida.

Se quita la ropa, me aparta las manos y se monta encima de mí. No podía estar más erecto. Encima me coloca las tetas sobre la cara. Se desnuda, ya no podía disfrutar más del momento. A todo esto con el chófer conduciendo, como si se tratara uno de esos vídeos que hay por Internet de cámara oculta. No lo podía ni creer. Le chupé las tetas, parándome en sus pezones rosados. Ella también estaba al borde del orgasmo, sin haber empezado con su clítoris. Pero teníamos sólo 15 minutos para llegar al castillo. No podíamos demorarnos mucho.

Entonces me abre los pantalones me la empieza a mamar. Me recorrió toda la polla con su lengua, desde los huevos al glande. Lo hizo primero suave, pero cuando entendió que aumentaban mis pulsaciones, ella se la metió hasta el fondo y absorbió. No dejaba de mirarme. Era su especialidad. Y es que con esos preciosos ojos mirándome y esa boca, que hacía un morrito al chupar, me hacía enloquecer de placer. Pero después se la sacó, para seguir masturbándome mientras sacaba la lengua ávida de morbo. Ya no pude más y me corrí. Esa imagen me mató. Y lo que pasó fue aun mejor. El semen salpicó por toda su cara y boca. Ella se lo dejó caer a posta por la comisura de sus labios, para después recogerlo con la mano y volver a metérselo. ¡Y se lo trago!

Se aseguró que no le quedaba ni una gota por su hermosa piel. Se lo quitó sobre la mano. Se vistió, se arregló un poco y sonrió. ¡Ya habíamos llegado! Pero claro, después de eso ya nada de lo que pudiera ofrecerme la orgía podría mejorarlo. La noche ya había sido perfecta. Gracias a Afroditas Sabadell.

Entrada publicada en Experiencias con la/s etiqueta/s , , , . Añade a favoritos el enlace permanente.
María Ramos

María Ramos

visitar twitter del autor visitar facebook del autor email

Soy una chica liberal, con pareja también liberal, y me gusta compartir mis experiencias sexuales y mi material casero en la web. Sígueme en Twitter o Facebook, o contáctame por email. También publico críticas de películas eróticas como Mar23. ¡Léeme!

Si te registras e inicias sesión ganarás 1 punto al publicar un comentario. [Más información]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Completa la siguiente suma: Si el límite de tiempo se agota, recarga el CAPTCHA.