Hola invitado, Regístrate / Inicia sesión

Reactivación sexual (parte 1)

Reactivación sexual

Estuve un tiempo sin quedar. Me sentía muy dolida por la ruptura, pues aunque sabía que no me habría hecho feliz del todo, tenía la ilusión de casarme con él y llevar una vida normal. Pero la curiosidad siempre volvía, aunque no la buscara. Así viví mi reactivación sexual.

Manoseo estaciónUn día de verano, cuando tenía 20 años, caminaba por Madrid cuando me entró un chico. No era ni especialmente guapo, ni tenía una singular carisma, ni siquiera parecía atraído por mí. Simplemente me comentó el buen día que hacía, le contesté con educación, me volvió a hablar y empezamos una agradable conversación. Entonces, quería entrar a una tienda, pero el chico iba a seguir recto. Le cogí de la mano y lo entré conmigo. Fue como una revelación. Se dio cuenta de que me gustaba y comenzó a preguntarme cosas y a acercarse más. Le dije que iba a la estación, porque vivía en una ciudad periférica de Madrid y volvía a casa. El chico se ofreció a acompañarme a la estación. Fui a comprar el billete y aun tenía que esperar media hora. Durante ese rato me quedé hablando con el chaval. Se fue acercando, hablándome cada vez mas cerca, hasta que no nos pudimos aguantar más y acabamos liándonos apasionadamente. De repente, me excité un montón y sin darme cuenta, estábamos metiéndonos mano en mitad de la estación, con la gente pasando alrededor nuestro. Él me llevó mi mano a su entrepierna, donde la metí entre sus pantalones y le palpé su miembro de tamaño considerable. Acto seguido, me metió la suya en mi escote y me agarró una teta. Fue un momento brutal. Mis braguitas estaban completamente mojadas. Tenía ganas de que me levantara y me follara ahí en medio, pero debía irme y tuvimos que parar. Me quedé jadeando pensando en todo lo bien que nos lo podríamos pasar. Nos pasamos los móviles y dijimos de quedar pronto.

Masturbándose calientePor la noche, cuando estaba en la cama, me llamó diciéndome que estaba deseando cogerme. Hablando, hablando, le llegué a decir que me gustaba mucho follar, por delante, por detrás, mamarla… de todo. Que eso sí, utilizando condón, porque me cuido. Total que nos calentamos por teléfono tanto como en la estación y sin querer me fui tocando. Nos masturbamos hablando y quedamos para el siguiente fin de semana en un hotel, en Madrid. Hicimos un morboso plan, que me hacía humedecerme de pensarlo. Y esa misma noche tuve un glorioso orgasmo, hablando y fantaseando. Puedes leer lo que pasó ese fin de semana en reactivación sexual 2.

Entrada publicada en Experiencias con la/s etiqueta/s , , , , , . Añade a favoritos el enlace permanente.
María Ramos

María Ramos

visitar twitter del autor visitar facebook del autor email

Soy una chica liberal, con pareja también liberal, y me gusta compartir mis experiencias sexuales y mi material casero en la web. Sígueme en Twitter o Facebook, o contáctame por email. También publico críticas de películas eróticas como Mar23. ¡Léeme!

2 respuestas a "Reactivación sexual (parte 1)"

Si te registras e inicias sesión ganarás 1 punto al publicar un comentario. [Más información]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Completa la siguiente suma: